google-site-verification=8afsmaPk8Zz40YbldogEITBCAgMA7oYk9MJRpOpZVRs
  • Ayahuasca y Psicoterapia

¿ES LA AYAHUASCA UNA DROGA?

Actualizado: oct 30



Para responder esta pregunta podríamos citar la definición de la palabra droga que es según la organización mundial de la salud (OMS): “un término de uso variado que en medicina se refiere a toda sustancia con potencial para prevenir o curar una enfermedad (…). En el lenguaje coloquial en español, el término suele referirse concretamente a la sustancias psicoactivas y a menudo, de forma aún más concreta, a las drogas ilegales”.¹ Este término también se utiliza en el ámbito de la medicina y farmacología, como sinónimo de «principio activo» o fármaco, tal como refleja la definición de la OMS. Sin embargo, otros autores señalan que «droga» es el término adecuado para referirse a una sustancia usada sin fines terapéuticos, autoadministrada y con potencial de abuso o dependencia, o que produce placer.²


Es decir, existen dos significados para la palabra “droga” y esto causa confusiones, habría que distinguir entonces cuando nos referimos a una “droga terapéutica “o a una “droga de abuso”.

Las drogas de abuso más consumidas del mundo son el alcohol, la nicotina y la cafeína, legales en la gran mayoría de países, además de otras sustancias generalmente ilegales como derivados de los opiáceos y las anfetaminas. La consideración del azúcar como «droga adictiva» está sujeto a debate científico, en el contexto de los trastornos de la conducta alimentaria.

Desde estos criterios entonces, podríamos determinar que efectivamente la Ayahuasca es una droga, tal como lo es la aspirina y el paracetamol, pero ahora queremos determinar qué tipo de droga es, ¿terapêutica o de abuso? Para ello vamos a analizar los siguientes criterios:

DROGADICCIÓN

La drogadicción, farmacodependencia o drogodependencia es un padecimiento que consiste en la necesidad de consumir dosis repetidas de una droga de abuso para sentirse bien o para no sentirse mal. La dependencia se evidencia en un grupo de síntomas cognitivos, fisiológicos y del comportamiento que se relacionan con la falta de control sobre el consumo de la droga o, la cual se sigue consumiendo pese a sus efectos adversos.

La dependencia producida por las drogas puede ser de dos tipos:

· Dependencia fisiológica o física: El organismo se vuelve necesitado de la droga, adquiriendo tolerancia, por lo que se requiere cada vez mayores dosis o frecuencia de consumo y al interrumpir su consumo sobrevienen fuertes trastornos fisiológicos, lo que se conoce como Síndrome de abstinencia.

· Dependencia psicológica o psíquica: Es el deterioro del control sobre el uso de la droga, lo que lleva a buscar nuevamente el consumo para evitar el malestar u obtener placer. El individuo siente una necesidad imperiosa y apremiante de consumir la droga.

TOLERANCIA:

El concepto de tolerancia hace referencia a la necesidad de incrementar la dosis consumida para alcanzar los efectos que anteriormente se conseguían con dosis menores.

Según el individuo y tipo de droga hay distintos tipos de tolerancia: Tolerancia cruzada, tolerancia inversa, tolerancia farmacocinética o metabólica y por último la tolerancia funcional, celular, tisular o farmacodinámica.

SÍNDROME DE ABSTINENCIA

El síndrome de abstinencia hace referencia al conjunto de reacciones físicas o psíquicas que ocurren cuando una persona dependiente de una sustancia cesa su consumo.

Entonces, una droga de abuso es aquella que:


1.- Produce la necesidad imperiosa de consumirla pese a sus afectos adversos.

2.- Causa dependencia física (síndrome de abstinencia) o psicológica (obsesión).

3.- Tolerancia. Necesidad de cantidades crecientes.

4.- Malestar a falta de la droga de abuso. (Neurosis).

Ahora vamos a analizar las propiedades farmacocinéticas de la Ayahuasca:

Efectos de la administración frecuente del ayahuasca.

Se encontró un aumento en los sitios de unión para 5HT en las plaquetas en sangre de consumidores del ayahuasca (n = 13), lo que sugiere un cambio en la actividad sináptica de 5HT, con aumento de su producción y liberación (Callaway, Airaksinen, McKenna, Brito y Grob, 1994). Posteriormente, se midió los problemas relacionados con el potencial abuso de drogas en consumidores habituales del ayahuasca y se concluyó que, en general, el empleo ritual del ayahuasca en usuarios actualmente activos no parece estar asociado con los efectos psicosociales nocivos normalmente causados por otras drogas de abuso (Fábregas et al., 2010). En otro estudio se evaluó personalidad, psicopatología, actitudes de vida y el rendimiento neuropsicológico en usuarios del ayahuasca (n = 127) y controles (n = 115) al inicio y después de un año, y no se encontraron pruebas de desajuste psicológico y en la salud mental en el grupo de consumidores habituales del ayahuasca (Bouso et al., 2012).


Ayahuasca y tratamiento para la adicción:

La literatura sugiere que el consumo tradicional de esta preparación en el marco social tiene un riesgo mínimo de potencial abuso o en la formación de dependencia (Gable, 2007). Una entrevista psiquiátrica estructurada realizada a 15 usuarios brasileros del ayahuasca con un consumo semanal durante 10 años reveló que en ese momento ninguno presentó trastorno de abuso de alcohol, depresión o ansiedad, 5 de los 15 tuvieron previamente desorden de abuso de alcohol y 5 de ellos tuvieron trastorno depresivo mayor o trastorno de ansiedad fóbica (Grob et al., 1996). Otro estudio basado en entrevistas a 32 norteamericanos miembros de la iglesia Santo Daime, con un consumo semanal, que participaron en promedio de 269 ceremonias, reportó que 24 participantes tuvieron abuso o dependencia previas de alcohol y drogas, de los cuales 22 ya estaban en total remisión al momento de la entrevista (Halpern, Sherwood, Passie, Blackwell y Ruttenber, 2008). En otro estudio con un muestra mayor de casos de usuarios del ayahuasca (95 participantes), con un consumo de dos veces por mes, durante 15 años, se reportó que el uso de alcohol, barbitúricos, sedantes, cocaína, anfetaminas y solventes se redujo en los usuarios actuales del ayahuasca. El centro Takiwasi en Perú donde se brinda tratamiento para la adicción utilizando ayahuasca (con un promedio de 20 sesiones durante 6 meses) como el componente nuclear del protocolo terapéutico (Mabit, 1996) realizó un estudio que ha informado de los primeros 175 pacientes que participaron desde 1992 hasta 1997, de los cuales el 67 % fue dependiente a la pasta básica de cocaína y el 80 % al alcohol o al alcohol y otras sustancias. El seguimiento de los participantes por al menos dos años después de haber dejado el centro mostró que el 54 % evitó la recaída, y adicionalmente demostraron indicadores de reintegración social y profesional, capacidad de soporte familiar (Mabit, 2002). Estudios preclínicos de harmina han mostrado efectos neurobiológicos significativos en un número de objetivos moleculares estableciendo una importancia cada vez más resaltante en el sistema dopaminérgico y de la drogodependencia. Esto incluye la potente inhibición de DYRK1A (Bain et al., 2007), una muy potente inhibición de la MAO-A (Schwarz, Houghton, Rose, Jenner y Lees, 2003), moderada afinidad por los receptores 5HT2A (Grella, Teitler, Smith, Herrick- Davis y Glennon, 2003), sitio de unión a los receptores de imidazolina I2 (Husbands et al., 2001), e inhibición de los DAT a elevadas concentraciones (Drucker Raikoff, Neafsey y Collins, 1990).


Uso terapéutico del ayahuasca en enfermedades neurodegenerativas:

Otras investigaciones reportaron además de alcaloides de la β-carbolinas, tetrahidrhoarmina y harmina otros componentes pertenecientes a las proantocianidinas como la epicatequina y procianidina, las cuales tienen efecto antioxidante (Wang et al., 2010). La inhibición de la MAO por harmina y harmalina proporciona protección contra la neurodegeneración, y tiene potencial valor terapéutico para el tratamiento de la enfermedad de Parkinson (Serrano, Cardozo y Sánchez, 2001). Estos resultados en conjunto apoyan los potenciales usos del ayahuasca, la cual contiene B. caapi, en el tratamiento de la enfermedad de Parkinson (Serrano et al., 2001; Schwarz et al., 2003). Se sugiere que el extracto estandarizado de B. caapi puede ser útil para las enfermedades neurodegenerativas por su efecto combinado de proantocianidinas y alcaloides de βcarbolinas, las cuales le proporcionan efectos inhibitorias de la MAO-B, propiedades antioxidantes y antineurodegenerativas (Heo y Lee, 2005), mientras que la inhibición de la MAO aumenta la liberación de dopamina en las células del cerebro (Schwarz et al., 2003), lo cual podría evitar su deterioro.


Uso del ayahuasca en ansiedad y depresión:

Los IMAO han sido usados en el tratamiento de la depresión (Stahl y Felker, 2008) y en la enfermedad de Parkinson, como se ha mencionado en el apartado anterior. Por esta razón, los psicodélicos pueden modular correctivamente el sistema de circuitos prefrontal-límbico que está implicado en la patofisiología de los desórdenes afectivos y del humor como la ansiedad y depresión (Vollenweider y Kometer 2010). Se estudió los efectos de la harmina cuando es administrada crónicamente. En el modelo de deterioro crónico del estrés de la depresión, la harmina (15mg/kg x 7 días) revirtió la anhedonia y normalizó la hormona adrenocorticotropina (ACTH) y los niveles de BDNF (Fortunato et al., 2010a) y cuando se administró por 14 días, la harmina redujo la inmovilidad en la prueba de nado forzado y aumentó los niveles de BDNF en el hipocampo (Fortunato et al., 2010b). Los sitios de unión de la imidazolina han sido sugeridos como nuevos objetivos para los antidepresivos (Holt, 2003).Otro estudio de administración aguda del ayahuasca en tres mujeres con diagnóstico de depresión no reportó reacciones adversas serias, lo que sugiere una buena tolerabilidad de este grupo de pacientes para el uso del ayahuasca (Osório et al., 2011).

Uso del ayahuasca en trastornos psiquiátricos y de la identidad sexual:

Se investigó los efectos a corto plazo en los síntomas psicológicos y psiquiátricos en usuarios nóveles del ayahuasca, los cuales describieron una reducción significativa de la intensidad de los síntomas psiquiátricos en el transcurso de la semana después de la experiencia con la ayahuasca (Barbosa, Giglio y Dalgalarrondo, 2005). También se encuentra en la literatura la utilidad del ayahuasca para mejorar la autoaceptación de personas gays y lesbianas: profundizó sus relaciones y ayudó a redefinirse a sí mismo de forma positiva, incluyendo la aceptación de su orientación sexual (Cavnar, 2011). La utilidad anteriormente mencionada está relacionada a otro estudio que sugiere la mejora de la tasa del pensamiento, el cual gira en torno a contenidos personales psicológicos que desencadenan en un mejor entendimiento personal (Riba et al., 2001).

Uso terapéutico del ayahuasca en neoplasias (tumores):

Se identifica a la harmina como un nuevo activador de p53 involucrado en la señal de inhibición de la angiogénesis y crecimiento tumoral. La harmina indujo la fosforilación de p53 interfiriendo de esta forma en la interacción entre p53 y la proteína MDM2, también previno la degradación de p53 e hizo posible su acumulación en el núcleo de las células endoteliales seguido de un incremento en la actividad de transcripción. Se evidencia que no solo indujo el detenimiento del ciclo de las células endoteliales, sino que también detuvo la formación de tubos y la inducción de neovascularización en tejido de córnea en ratones. Finalmente, la harmina inhibe el crecimiento tumoral por la reducción de angiogénesis (Dai et al., 2012).

CONCLUSIÓN
La ayahuasca no cumple con los criterios de droga de abuso, ya que:
1.- No produce la necesidad de reiterar su consumo.
2.- No causa dependencia física (síndrome de abstinencia) o psicológica (obsesión)
3.- No produce tolerancia o necesidad de cantidades crecientes.
4.- No produce malestar el no tomarla. (Neurosis).

Los estudios demuestran que la ayahuasca no solo no es una droga de abuso, sino que su uso está asociado a la reducción del consumo de drogas de abuso en los usuarios del ayahuasca y las hipótesis sobre sus mecanismos de acción, sugieren que las propiedades farmacológicas de sus componentes poseen cierta eficacia y deben estudiarse con más detalle.

Así mismo, se ha estudiado el uso terapéutico en otras patologías como alzhéimer, párkinson, depresión, síntomas psiquiátricos y en otros casos como son los problemas de identidad sexual, autoaceptación, toma de decisiones y neoplasias, lo que ha generado el descubrimiento de mecanismos y el planteamiento de hipótesis que sugieren que la ayahuasca podría ser útil también en estos casos.

Es importante aclarar que el objetivo de esta revisión no es fomentar el consumo de sustancias psicoactivas de cualquier tipo, sino más bien describir las propiedades de los componentes que forman parte de la preparación del ayahuasca, como lo es la harmina, sustancia de la cual se encuentra mayor número de investigaciones que reportan propiedades terapéuticas que la hacen ver como un alcaloide prometedor para el desarrollo de nuevos tratamientos para diferentes patologías.

Mainrad Cortés

Psicoterapeuta Clínico

Especialista en Adicciones

Estudio completo: https://biblat.unam.mx/hevila/Liberabit/2015/vol21/no2/12.pdf

Informes sobre ceremonias y fechas con Vere: (55) 3471 1546.

REFERENCIAS:


¹Organización Mundial de la Salud (1994). Glosario de términos de alcohol y drogas. p. 34. ISBN Deposito Legal: M-58016 - 2008 | isbn= incorrecto (ayuda).


²Mendoza Patiño,Nicandro (2008). << Desarrollo histórico de los conceptos básicos de la farmacología>>. Farmacología medica (1 edición). México: Ed. Médica Panamericana. pp. 4-7. ISBN 9687988444. Consultado el 17 de junio de 2016. <<... en español el término droga se refiere a un grupo de sustancias de abuso que producen importantes en el sistema nervioso central y producen placer>>.

  • Facebook - White Circle
  • YouTube - White Circle

© 2010 by AYAHUASCA EVOLUCIÓN INTERIOR.