google-site-verification=8afsmaPk8Zz40YbldogEITBCAgMA7oYk9MJRpOpZVRs
  • Ayahuasca y Psicoterapia

Los Cinco Principios Básicos Para La Toma De Ayahuasca

Cualquiera que haya tenido una experiencia desagradable con psicodélicos estará de acuerdo en que un lugar acogedor y bien preparado junto con alguien que cuide de uno durante ese trance es algo que puede ayudarle a tener una de las mejores experiencias de su vida. Así, en el contexto adecuado y la presencia de un experto o guía se puede transformar la experiencia en una vivencia llena de valiosos aprendizajes y crecimiento personal. Incluso lo que comúnmente se llama mal viaje puede resultar ser una enriquecedora experiencia.

Se trata de un viaje hacia el interior de uno mismo, hacia espacios sutiles y profundos del inconsciente y el alma humana. Para ello, debemos tener muy en cuenta lo que se denomina el «set» (predisposición y preparación) y el «setting» (entorno y contexto) del viajero.

Esto se logra a través de la implementación de los Cinco Principios Básicos para la Toma de Ayahuasca, que pueden ayudarte a mejorar y sacarle mayor provecho al viaje con psicodélicos.



1. INFORMACIÓN Cuando se va a consumir sustancias enteógenas o psicodélicas es conveniente tener una información previa de lo que se va a realizar. Conocer personas que hayan vivido experiencias con enteógenos es de gran ayuda y una posible referencia. Pero hay que tener muy en cuenta que tanto físicamente (nivel bioquímico, neurológico, etc) como psicológicamente (nivel emocional y mental) cada individuo es único, y los psicodélicos sólo activan lo que existe en ese interior único de cada individuo. Lo ideal es conocer a un experto que oriente al neófito y verifique que no existe ninguna contraindicación para poder pasar por tan intensa experiencia.

Documentarse en temas acerca de chamanismo, etnobotánica, desarrollo personal, psicología, antropología, mitología, simbolismo, religión y filosofía, resulta de gran ayuda para saber qué se pretende y qué es lo que se puede encontrar. Después, durante la experiencia, los datos en la mente no serán relevantes, ya que de lo que se trata es de trascender la mente, pero estar bien informado nunca está de más. De hecho adquirir determinada información puede favorecer la sensación de seguridad durante la experiencia psicodélica, mientras no produzca unas exageradas expectativas sobre cómo ha de transcurrir la experiencia.

2. INTENCIÓN Es muy importante tener una intención o propósito bien definido al acceder a la experiencia con enteógenos. De no ser así se puede ir a la deriva, sin rumbo y sin que se experimente algo realmente significativo. Sin propósito es muy común perderse en divagaciones y sinsentidos. Este propósito es una orientación previa, una vez empezada la experiencia sólo hay que fluir y no intentar dirigir o controlar lo que suceda. El propósito o intención del viaje se mostrará tarde o temprano como una intuitiva revelación o sensación de resolución de algún conflicto interno. Aunque resulte paradójico, se trata de definir un objetivo pero sin hacerse expectativas de ningún tipo.

Se necesita una firme determinación de responsabilizarse de uno mismo y tener una actitud de valor, voluntad, inquietud, deseo de búsqueda, trascendencia y evolución. Hay que tener muy claro que la decisión de experimentar con ayahuasca es personal y no ha de ser el resultado de influencias de terceros.

Por otra parte, se debería evitar una definición previa demasiado estricta de la experiencia, ya que a la larga sólo puede influir sobre la trayectoria del viaje con erróneas expectativas. Esta incapacidad para alcanzar un objetivo rígidamente establecido terminará por resultar innecesariamente frustrante y desalentadora.

3. EL CONTEXTO

La persona que dirige la ceremonia, es decir, el chamán, psicoterapeuta, sacerdote o facilitador, debe ser experto en preparar el contexto adecuado. Por ejemplo, las ceremonias al aire libre ayudan a tener cierto tipo de experiencia integrativa y colectiva, y en lugares cerrados se concentra más en el trabajo del inconsciente individual. Quien dirige debería tener vasta experiencia en crear el entorno en el que se den las condiciones idóneas para el desarrollo de la experiencia; el lugar adecuado, la música idónea e incluso la elección del día más favorable. Son importantes todos los elementos y herramientas que favorezcan todo el proceso del viaje y esto se le revela a quién dirige, generalmente, en un contexto ritual, en una sesión de terapia psicolítica o una sesión de terapia psicodélica. Ambas se convierten en un rito iniciático o de tránsito, que cataliza el viaje interior. Éste debe afectar al individuo en todos los niveles del Ser y su relación con el mundo. Por tal motivo, el contexto ceremonial resulta ser el más idóneo para tener experiencias con plantas maestras. Dentro de un ámbito ceremonial se tienen en cuenta gran cantidad de elementos que influyen poderosamente en la experiencia. Quien dirige debe ser también capaz de tener la creatividad de poder ir integrando o cambiando los elementos del contexto de acuerdo a cómo la energía de la ceremonia va evolucionando, conforme se va desarrollando, e irse adaptando a lo que la energía grupal pide, por ejemplo, cargar el enfoque hacia la parte psicológica o desacelerar la energía ontológica, o permitir, o no, que algún participante tome el vórtice energético y por cuanto tiempo etc. El guía debería ser una persona con conocimientos chamánicos, psicolíticos y psicológicos, conocimientos en ambas partes de la ciencia: tanto en ciencia espiritual, como en ciencia ortodoxa. Por ejemplo: conocer el manejo tanto de la fuerza espiritual como de primeros auxilios. Tanto de las edades del alma, como de psicología. Y aún más importante es la edad del alma de quien dirige la ceremonia. No sería conveniente que fuera por ejemplo un alma infantil o joven, sino un alma madura o vieja que ya hubiera trascendido -o al menos estuviera empeñado en trascender- la obsesión con sexo, poder, dinero, fama y sensaciones. Y que al dar ayahuasca lo hiciera desde el más profundo sentido de su vocación y servicio, entendiendo que al sanar a los demás se sana y acelera su propia evolución.

Así, quién dirige la sesión, ha de tener en consideración el lugar y el momento adecuados, la iluminación, la música, e incluso también la disposición astrológica como influencia para la sincronización con el cosmos y la naturaleza, como ocurre, por ejemplo, con los solsticios y equinoccios solares. Si el lugar donde va a transcurrir el ritual se tratase de un lugar de poder en el que ya se han realizado ceremonias, estará bien preparado y cargado con energías específicas para el propósito del mismo. Hoy en día se está prestando más atención a los rituales. Esta es una tendencia comprensible porque los rituales se han usado para la sanación o la trascendencia desde tiempos inmemoriales desempeñando un papel fundamental en el desarrollo de todas las culturas.

4. ESTADO DE LA PERSONA En la mayoría de las ceremonias que se realizan con plantas sagradas se requiere que el participante previamente haya depurado su cuerpo con una dieta específica o ayuno. Los chamanes y facilitadores recomiendan además purificarse y prepararse emocional y mentalmente.

Si se padece alguna psicopatología, cardiopatía, glaucoma u otra enfermedad severa se deberá poner en conocimiento a quien dirige la ceremonia ya sea para seguir recomendaciones especiales o bien para descartar que pueda o no participar de la sesión con plantas ancestrales. Igualmente si se ingieren determinados medicamentos (antidepresivos, antipsicóticos, ansiolíticos, sedantes, etc) los cuales deberán o suprimirse o disminuirse gradualmente dependiendo del caso en particular de cada usuario, ya que pueden influir negativamente impidiendo que el proceso sea el más óptimo con la ayahuasca. Un buen guía, (chamán, facilitador, terapeuta) debería estar conectado con un buen médico o psiquiatra psicodélico (generalmente los hay dentro de sus mismos seguidores y cada vez hay más de todo tipo de profesiones) en quien aconsejarse o consultar para estos casos y sería una buena prueba de humildad de comportamiento respetuoso y cauto y un gran punto a su favor para elegirlo como tu guía.

Un aspecto muy importante es que malestares físicos y emocionales suelen evidenciarse en la víspera de la ceremonia como parte del mismo trabajo a realizar. Así, es común que el mismísimo día de la ceremonia se manifiesten dolores físicos o emociones largamente reprimidas como una manera de llegar a la sesión con el trabajo aflorando y que dichos malestares formen parte en sí de la preparación para el proceso de sanación. El participante inexperto puede interpretarlo como que se encuentra indispuesto y que sería mejor posponer la sesión para otro día, cuando se sienta mejor, lo cual podría ser o no la mejor opción. Así que lo más recomendable en este caso es telefonear a quién dirige para sondear el origen del malestar y determinar si está aflorando una somatización o caso contrario sea mejor suspender de momento su participación hasta una próxima sesión.

5. EL GUÍA La persona que guía la ceremonia puede ser un orientador de la experiencia, un cuidador, un sanador, o las tres funciones al mismo tiempo, dependiendo del tipo de trabajo que se busque. A través de él se canalizan ciertas energías para que en la ceremonia se alcance un nivel vibratorio específico. Por lo general y según lo que se esté buscando, puede tratarse de un chamán, un terapeuta, un psicólogo, un facilitador, o un sacerdote. El guía ha de contar con una serie de herramientas para la orientación y desarrollo óptimo del proceso de los participantes. Su cometido es ayudar al viajero en los momentos críticos y ha de estar capacitado para cualquier tipo de eventualidad, como cuando en ocasiones un participante experimenta un mal viaje. También se asegurará de que los participantes entienden de antemano que él está allí sólo para ayudar y que se ha de confiar plenamente en él.

Un guía óptimo daría dos sesiones grupales independientemente de la sesión de plantas ancestrales: Una antes (sesión de preparación) y una después de la sesión (sesión de Integración).

1.- La sesión de preparación tiene como objetivo aclarar a fondo cuales van a ser los procesos a vivir, cómo entrar y salir de ellos, cómo enfrentar y salir de momentos difíciles, como manejar la resistencia interna, como cortar un "mal viaje", tipos de medicinas a usar y sus efectos e incomodidades si las hay, explicación de las instalaciones baños, cubetas etc. las normas de respeto entre todos los participantes, el uso de las luces, los baños etc. Aclaraciones y advertencias sobre riesgos de abandonar a media ceremonia etc. La finalidad de esta plática es informar exhaustivamente al participante para que pueda enfrentar la experiencia con todas sus herramientas propias y sin sorpresas de ninguna índole, dándole la más firme seguridad en sus propios recursos.

Un buen guía evitaría a toda costa promoverse como protagonista de la sanación y en cambio, le reflejaría a cada participante su responsabilidad personal para que todos y cada uno pudieran encontrar su propio poder dentro de sí mismos.

2.- La sesión de integración tiene la finalidad de poder aterrizar todo el trabajo a acciones concretas en la vida cotidiana del participante. Y es que el lenguaje de las plantas ancestrales puede consistir en arquetipos, visiones, conclusiones, hologramas o emociones que a veces están un tanto fuera de la cultura actual humana (la llamada cultura del consumismo, torbellino de la vida, sociedad adictiva etc.), pero más aún porque, aunque los conocimientos adquiridos incluso pudieran ser muy claros, existe a veces una tendencia muy humana de interpretarlos de las maneras más cómodas o a conveniencia del participante al pasar por el filtro de su propia percepción individual. Esto lo sabe muy bien el guía experimentado, por lo que no da por hecho sus propias percepciones sin antes consultarlas con otro guía experimentado de su confianza.

La ayahuasca es una medicina tan diferente a la medicina occidental, que los usuarios muchas veces no tienen criterios de cómo elegir o evaluar los lugares o facilitadores.


Esperamos que esta guía te sea de mucha utilidad, resume un poco la experiencia que tenemos como familia ayahuasquera a lo largo de 177 ceremonias que hemos impartido en México y Colombia. Deseamos que te ayude a tomar las mejores desiciones en tu acercamiento a la ayahuasca y otras medicinas ancestrales.


Vivímos enmedio de un boom de expansión de la ayahuasca, una explosión que no es casual, sino parte antiguas profecías que esperaban estos tiempos para que las medicinas ancestrales salieran de las selvas, y se hibridaran a la medicina ortodoxa más allá de sus protectores antiguos, viejos chamanes sabios que pudieron anticiparse al futuro y proteger esta maravillosa medicina herbolaria ancestral que nos llega desde muy atrás, desde la noche de los tiempos...


Mainrad Cortés

Psicoterapeuta

Especialista en Adicciones

Informes con Vere: (55) 3471 1546

  • Facebook - White Circle
  • YouTube - White Circle

© 2010 by AYAHUASCA EVOLUCIÓN INTERIOR.